lunes, 23 de marzo de 2009

La Prueba - Jorge Luis Borges

Del otro lado de la puerta un hombre
deja caer su corrupción. En vano
elevará esta noche una plegaria
a su curioso dios, que es tres, dos, uno,
y se dirá que es inmortal. Ahora
oye la profecía de su muerte
y sabe que es un animal sentado.
Eres, hermano, ese hombre. Agradezcamos
los vermes y el olvido.

El otro día nos pusieron a analizar este poema en clase de literatura. ¿Qué diríais que significa? ¿Qué quiere decir el autor con todo esto? ¿Quizás hable de alguien que se arrepiente de su vida corrupta?
Nuestro querido amigo y compañero Santi levantó la mano para dar su opinión. Dijo: “No sé como decir esto de una manera delicada pero... ¿puede ser un tío cagando?
Toda la clase estalló en una sonora carcajada, pero ¿sabeís que fue lo más gracioso? Esa era la respuesta correcta.

4 comentarios:

Lorelei dijo...

1 guy, 1 cup! :-P

Álex dijo...

Me cago en todo (nunca mejor dicho), no había leído esto.

Lo de que era un poema sobre el cagar se me ocurrió a mí, Santi se lo tomó en serio (no pensaba yo que en clase de literatura se fueran a tratar estos menesteres) y yo le animé a decirlo porque yo no me atrevía, no fuera a ser que el vacilón de De la Rica me tomara por el graciosete de turno XD

Es que entre lo dea puerta, lo de dejar caer y lo del hombre sentado...

Alvar Carretero de la Fuente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta González Coloma dijo...

Fue uno de los momentos más freaks del curso, sin duda xD

(por cierto, el anterior comentario era mío, había olvidado cambiar de cuenta, jajaja...)