domingo, 3 de octubre de 2010

Próximamente... Los flautistas del Soho

Mientras yo planeaba rodar un cortometraje el pasado fin de semana, mi compañera de piso, Iraia Hermosilla, no sabía de qué mierda hablar en su reportaje para la nueva web de la fCom. Al final se le ocurrió hacerlo del rodaje de mi corto. Ayer fue publicado y aqui lo dejo para que lo leáis, y para que sirva como de trailer/anticipo del cortometraje, que se estrenará para la semana que viene, espero. 

Algunas fotos más del rodaje











El reportaje:

El alumno de 3º de Comunicación Audiovisual Andoni Garrido rueda su segundo cortometraje

'Los flautistas del Soho' ha sido producido con pocos medios y casi sin presupuesto, pero con el objetivo de aprender a trabajar detrás y delante de la cámara

Iraia Hermosilla, 30 Septiembre 2010

Andoni Garrido, alumno de 3º de Comunicación Audiovisual, aprovechó gran parte del verano para escribir su segundo cortometraje, Los flautistas del Soho, basándose en un cuento de Philip K. Dick. El cortometraje cuenta la investigación que realiza un psicólogo cuando varios estudiantes de la Universidad de Navarra empiezan a creerse plantas. La historia hace una apología a las expectativas de futuro, a las ilusiones, que a veces se derrumban o no son como uno imagina.

Una escena del corto rodada en el parque Yamaguchi. Foto: Raquel Arilla
A pesar de que el guión se hizo en verano, no ha sido hasta este fin de semana cuando se ha filmado. Como no puede ser de otra forma, en los días previos al rodaje hubo mucho ajetreo. El director estuvo buscando los actores adecuados para los papeles, y eso le produjo mucho nerviosismo porque no pudo encontrar a una persona que desempeñara un papel pequeño. Andoni Garrido relata que “no la encontramos hasta el mismo día de rodaje, pero no hubo ningún problema a la hora de grabar”.
El teléfono móvil no paraba de sonar. Los actores principales querían saber cómo debían actuar ante la cámara y preguntaban  si era posible adecuar algunos diálogos para que se asemejaran más con su forma de ser. Asimismo, todas las ayudas fueron bien recibidas. En el vestuario, por ejemplo, fue esencial que cada uno supiera exactamente cómo debía presentarse y se preocupara de conseguir todos los elementos necesarios de su personaje.
Una vez que todas las dudas se disiparon, comenzó la grabación. Aunque la mayoría de las escenas se hicieron en la Facultad de Comunicación, su grabación no fue fácil. El cortometraje no tuvo presupuesto y los materiales con los que se llevó a cabo el rodaje fueron muy precarios: una pequeña cámara de mano, un trípode y un micrófono inalámbrico. En total fueron tres días de grabación y diez horas en los que además de rodar y aprender mucho, los actores pasaron un buen rato.
La rutina de grabación era siempre la misma: primero los actores repasaban los guiones, después se ensayaba con la cámara apagada y una vez que estaba claro, se grababa. Posteriormente, se visionaba y, si todos estaban de acuerdo, se pasaba a la siguiente escena. Al principio, los intérpretes estaban muy nerviosos pero conforme avanzó el rodaje, se calmaron y la grabación fue más fluida. La situación vivida en directo distaba de los ensayos frente al espejo. De hecho, la primera escena se tuvo que repetir en varias ocasiones porque un actor tenía unos rasgos faciales cómicos y al resto le costaba mantener la seriedad. Al ir avanzando en el rodaje, cada vez se encontraban más cómodos, siendo ellos mismos quienes pedían repetir las tomas hasta alcanzar la perfección. De la misma manera, el director visionaba cada secuencia para que no hubiese ningún gazapo.
Sin embargo, hasta lograr la perfección se tuvo que superar alguna que otra dificultad. Tal y como asegura Andoni Garrido, uno de los mayores obstáculos fue coordinar los horarios de los actores porque alguno tenía examen o el pequeño accidente que sufrió la única chica del reparto. Además, el cortometraje tenía alguna escena en exteriores, y este fin de semana, cuando se rodó, llovió y se tuvo que retrasar un par de días el rodaje de dichas escenas.
Aparte de las dificultades, también hubo alguna que otra anécdota. Una de las escenas se rodó en un bar conocido de Pamplona y cuando las personas que se encontraban allí se percataron de la presencia de la cámara, se quedaron mirando con tanta curiosidad que alguno llegó a preguntar si se iba a estrenar en los cines.
El director, Andoni Garrido, y  todos los actores, Raquel Arilla y Antonio López (Comunicación Audiovisual), Pablo Quintana (Derecho) y Pablo Vega (Periodismo) han quedado contentos con el resultado. Sin embargo, no será hasta la próxima semana cuando podamos ver el cortometraje editado y montado.




2 comentarios:

Zina dijo...

Mucha suerte!!! Avísanos cuando sea el estreno-))

Andoni Garrido Fernández dijo...

¡Gracias, Zina! No te preocupes, lo anunciaré a bombo y platillo en todas las plataformas que tengo a mi alcance jeje.
Un saludo.