miércoles, 18 de abril de 2012

No es país para Zombies GANA EL 1º PREMIO del FANTER FILM FESTIVAL

¡¡No es país para Zombies arrasa en el Fanter Film Festival!! 






Ya ha pasado más de un año desde que, como que no quiere la cosa, empecé a idear una historia sobre zombies. No podía llenar la ciudad de zombies, así que la idea acabó convirtiéndose en una autoparodia universitaria con el elemento zombie como protagonista. Cogí los elementos más típicos de mi vida universitaria y uniéndolos con un poco de humor absurdo, quedó una historia bastante divertida con la que nosotros, mis amigos y yo, podíamos identificarnos y reírnos. ¿Qué pasaría si un alumno de fCom se convirtiese en un zombie? 


Creo que ninguno de nosotros esperaba tanto éxito hasta que vimos gran parte del corto montado. Al principio a mí tampoco me terminaba de convencer. Recuerdo que el primer día sólo teníamos rodada la escena de la cocina y quedaban cosas difíciles como la secuencia de montaje y la escena de clase, que era la que más miedo me daba, por toda la gente que tenía que participar. Veía que me quedaba muy grande y dejé todo eso para el final, con la esperanza de que se me ocurriese algo para poder cambiarlo sin que afectase la calidad. 

Me alegro de no haberla cambiado. Cuando empezamos a cogerle ritmo al rodaje, que duró casi un mes porque era difícil quedar con todos, nos empezamos a motivar mucho con el resultado. Al principio fue un poco desastre porque grababa improvisando la realización, sin tener las tomas planificadas; por suerte a mitad de rodaje descubrí la importancia del storyboard XD. Ahora lo uso siempre. Casi de seguido después de rodar me lanzaba con un ansia desmedida a mi viejo y ya averiado portátil donde montaba sin parar lo del día y buscaba música que ponerle. 



La verdad es que cuando todo estuvo musicalizado el resultado nos encantaba. ¡Cómo cambian las cosas con música de fondo! Pero sin duda lo mejor eran las actuaciones de mis amigos: Álvar, Álex, Juan, Antonio, Bea, Raquel y sobre todo Dani, ¡nadie pudiese haber hecho de zombie mejor que él! He visto cortos amateur con actuaciones malísimas, pero es que estos chavales lo hacen de maravilla, tienen chispa y gracia y ese tono afecta muy positivamente al conjunto del cortometraje. Sin ellos no hubiese quedado tan bien. ¡Y qué decir de los secundarios de lujo! Toda la clase poniendo su granito de arena en este mosaico zombiuniversitario. Desde el aire rebelde de Mirian Peña, pasando por el derechazo de María Ascanio, la bronca de Nacho Carretero, el maquillaje de Raquel Arilla, la ayuda de Álvaro Camacho que sin él la escena de inicio sería totalmente diferente, a Carlos Mugiro que me resolvió dudas del montaje, los recortes de Anchel Labena en los créditos o el auxilio infructuoso de Pablo Vega. ¡Unos grandes!

Sin duda, la escena que más disfrutamos y con la que más risas nos echamos fue con la de la escalera, definitivamente. Entre Álvar que se metió una leche (incluida en el corto) y que con los gritos un vecino salió mientras huíamos gritando "¡¡hijos de puta!!" no sé cómo no nos reímos más. Ah, eso sin olvidar las caras de los transeuntes que pasaban por delante del portal viendo a Pablo Vega en el suelo ensangrentado. Cada vez que entraba un vecino decíamos serios "Usted no ha visto nada". Un día tronchante como pocos. 


Lo último que rodamos fue la secuencia de montaje musical. Me fue difícil planificarla para que encajase con cada parte de la canción, pero por suerte quedó bastante bien. Cuando lo vi entero lo rendericé. Otra anécdota curiosa lo de la renderización. Como mi ordenador era una chusta, cuando se renderizaba (que tardaba 6 horas o más) el ordenador se sobrecalentaba y se apagaba. Estaba harto y desesperanzado y para renderizarlo tenía que dejar el ordenador en el balcón de mi habitación (la del zombie en el corto) con la ventana abierta para el cable y con un frío pamplonés de enero/febrero. Aún así algunas veces se apagaba... Acabé hasta la polla.

Pero conseguimos rodarlo y estrenarlo en clase, y fue un éxito. Gustó mucho. Pensamos en presentarlo a algún sitio, pero tenía dos problemas gordos: su excesiva duración y la música no original. Ese año vi en una página que seguía con asiduidad, abandomoviez, un festival de cine de terror que hacían en Cáceres, el Fanter, y tenía una sección de cortos amateur interesante, pero con un límite de 15 minutos. Tampoco le di mucha importancia porque me veía totalmente incapacitado de ganar. Apenas era mi tercer corto y supuse que el nivel sería muy bueno. Pero vi a los ganadores de ese año y me dije a mí mismo: Joder, podría haber ganado de sobra. Y así tuve que esperar un año para poder presentarlo. Y... ¡toma ya! 

Cáceres pillaba muy lejos, no era mi plan ir, por muchas ganas que tuviese, porque ahora mismo estamos de exámenes y era un viaje suicida de 6 horas. Pero en cuanto me comunicaron la noticia de que habíamos ganado... bua. Fuimos echando leches, no sin antes recoger a Álvar por el camino, que también se animó a venir. 

Llegando a Cáceres nos sorprendimos al ver que la ciudad es muy muy pequeñita. Llegamos al festival y nos volvimos a sorprender, porque se lo habían montado super bien. Algo grande en un sitio tan pequeño. Una sala de cine con más de 450 asientos y pantalla gigante, palomitas y agua gratis, 10 películas de terror actuales gratis, 2.000 euros en premios, sorteos... Para ser un proyecto modesto de una página web estaba increiblemente bien montado. 

Después de la proyección de Carne Cruda, dirigida por Tirso Colero, con quien estuvimos hablando, llegó el momento de la entrega de premios. El segundo premio de la categoría de cortos amateur fue para Ciodor, dirigido por Alberto Campón. Un premio merecidísimo, creo que no he visto un corto que dé tanto miedo como ese, las escenas quasiepilépticas del demonio susurrando te ponía la piel de gallina mientras la sala se llenaba de gritos. Y una de las cosas buenas de este corto es que tiene un guion trabajado, cosa que para mí es clave. 

En cuanto al primer premio, para evitar mi subjetividad, os dejo la crítica del blog Demasiado Violeta de Juanjo Ramírez (director de Gritos en el pasillo, un curioso filme hecho con cacahuetes): "Me divertí muchísimo con "No es país para zombies". Me parece un corto muy consciente del público al que se dirige, del género que trata, de los medios con los que cuenta... Me parece también un corto que maneja con mucha maestría los ritmos, los clímax y los anticlímax que deben regir una trama.

Creo (y ojalá no me equivoque) que Andoni y sus compinches darán mucho que hablar en un futuro cercano."


Ojalá no se equivoque y pueda vivir de esto. Y tras finalizar la entrega de premio y los sorteos llegó una sorpresa final. Un cortometraje amateur también hecho por los organizadores: LA TORTUGA DE 40 PIES. Una divertida locura donde una tortuga gigante empieza a comerse a la peña madrileña. Un muy buen broche final para un buen festival de cine de fantasía y terror. 

Desde aquí esperamos volver el año que viene con alguna otra historia genial que mostrar al público. Si queréis leer más curiosidades y anécdotas de No es país para zombies pinchad aquí. Y ahora un par de foticos.

Aquí el trofeo al mejor corto amateur. Ahora descansa junto al Kino al mejor montaje

Lo peor de todo. Hablar en público, una de mis fobias.

¡Esto estaba petao!

Con los organizadores y creadores de Abandomoviez y el Fanter. Pablo Carrero, Jacinto Piniella, Daniel y Eduardo.

Fuck yeah!

4 comentarios:

Anchel dijo...

Wohooo!!!! Si es que donde hay un maestro detrás de la cámara... (Y delante también, que para ser todos estudiantes os ha salió la actuación cojonuda!)

Andoni Garrido Fernández dijo...

Muchas gracias, Anchel. Cuento contigo para No es país para Zombies: The videogame :D

Jacinto Piniella dijo...

Con tu permiso, me llevo este link a nuestro foro. Me ha gustado mucho.
Un abrazo.

Andoni Garrido Fernández dijo...

Sin problema, Jacinto.