miércoles, 16 de junio de 2010

Impresión: Felicidad (comentado por expertos)


¿Qué es el Arte? Morirte de frío, eso está claro, pero el arte es algo más, es algo profundo, un sentimiento intrínseco en la naturaleza del ser humano. Joder, lo que hemos aprendido en clase de Arte Moderno, también llamada Fundamentos Culturales de la Comunicación II, nombre que no me mola nada, por razones obvias. Es una asignatura donde hemos aprendido a comentar cualquier obra de arte moderno: en donde antes veíamos una mancha, ahora podemos decir por qué esa mancha y por qué no una personica con las tetas fuera. Donde aparecen unas lineas que tú dices "Esto lo puede hacer hasta mi hijo de 2 años" descubrimos que hay algo llamado pintura naif. Aaaaaah, muy bien. 

De todos estos conocimientos adquiridos a lo largo de todo el semestre hemos conseguido comentar de forma detallada y pormenorizada el valor de esta obra creada por un servidor. Es el primer cuadro que pinto desde que tenía 9 años, disculpad tan sobrada planitud en el campo. Ahora... comentemos.

El primer comentario llega de la mano de la experta en arte muralista mexicano Raquel Arilla:
"Estamos ante un cuadro... sin linea cloisonne ni historias, con una profundidad de campo "amplica", con una clave alta de iluminacion. No tiene un foco de luz concreto, es bastante artificial. Veo un estilo lorreain (creo que se escribia asi xD) tipico en paisajes, aunque este no se sabe de donde leñes es. La cuchara de palo, el aceite y la vitroceramica le dan un toque estilistico al cuadro. Puede tratarse de un ente creado por Andoni Garrido, del siglo XXXIV, con vision antigua."
Y yo quería añadir unas pinceladas (ha ha) al magistral comentario de Raquel:
"Ciertamente, Raquel, el cuadro no sería nada sin estar apoyado en la vitrocerámica de estilo Miele para los amigos y la cuchara de palo al lado dando ese aire sofisticado a la composición.
¿Y qué me dices del punto de fuga? ¿Lo ves? Sí, está en un lado de la casa, es el por donde van a salir los ladrones. Te ha faltado definir el tema como composición, como sistema unitario del color en un todo todopoderoso y lleno de gracia. Lorrein es una mierda comparado, creo que esta obra había que compararla con el mismísimo King Kong, que es un grande, un genio de la pintura postmoderna del siglo XX."
Elena Gimeno, artista licenciada en pragmática frikista nos sorprende con un corto, pero muy intuitivo y complejo análisis de la parte intangible del cuadro:

Tenemos ante nuestros ojos un cuadro que representa un típico paisaje de campo. Su cromatismo nos permite ver que el autor sentía una auténtica felicidad al crearlo (de ahí el título).
Coincido con mi compañera Raquel en que la cuchara de palo y los demás elementos de cocina aportan gran sentimiento a la composición.
Diría que pertenece a la corriente del neofrikiimpresionismo, surgida a finales del siglo XX, lo cual nos lleva a pensar que el autor es un tal Andoni Garrido.

Álex G. Garaizar, especialista en mensajes subliminales y profesional como la copa de un pene da su opinión acerca del tratamiento sexual de la obra:

Cabe destacar el sentido simbolista del cuadro, que va mucho más lejos de la mera representación figurativa de la felicidad inocente anhelada por el niño interior, que se plasma en su estilo naïf (es decir, lo puede hacer hasta un bebé). Así, llama la atención el empleo reiterado de elementos fálicos, alzados al cielo en señal de culto divino del pene erecto; de hecho, se establece un paralelismo con el plano real mediante el uso de objet-trouvé (o ready-mades) como son el frasco de aceite y los cubiertos de madera. Asimismo, la abundancia de tonos blanco pastel y el camino que emana de los cipreses más cercanos recuerda inequívocamente a la eyaculación. Por último, los arbustos de la izquierda, en forma de útero, apelan a la maternidad como sentido último de la existencia del pene. Algunos críticos han relacionado la obra con la práctica del bukkake.

Y mi reflexión final sobre el verdadero significado de la obra:

Estaba seguro que tarde o temprano alguien iba a decir "pito" -debido a la forma de los cipreses- y descubriera la auténtica esencia del cuadro. En realidad no hay ningún paisaje, efectivamente todo es una alegoría sexual de la vida en el campo y Darth Vader en la estrella "de la mueteee". Todo forma parte de un todo, un significado único e irrepetible. Cada pito es diferente y necesita diferentes vaginas, y a su vez cada vagina necesta un pito que no la deje plantada, cosa que no pasa en el cuadro: todos están plantados mutuamente, como si de una gran negación universal se tratara. Pero aún hay esperanzas en este mundo solitario y sombrío, sólo hay que fijarse en el torcido ciprés del fondo, quiere cambiar, no quiere ser un pito de meter y pirarse, quiere algo especial con una vagi. Esa es la auténtica esencia del ser humano, por lo que vivir y por lo que morir. Ese es un ciprene con clase, no como los otros. Él tiene unos objetivos en la vida (algo evidente sólo con verlo), él sabe como tratar a las vaginas, sabe cómo son, cómo piensan... Él sabe la teoria, y sabe aplicarla a la perfección. Quiere una vida llena de flores y Pokemons jugando a su alrededor mientras esparce sus semillitas y tienen plantitas juntos. Las arbustajinas mueven sus hojas hacia él en señal de apareamiento, les gusta su rollo, no es un prostituto, es el puto amo del amor.
Lo dicho, una crítica a la sociedad contemporánea...


Ya sabéis, si queréis participar sólo tenéis que hacer un comentario y dejarlo... de comentario. Ahora os dejo con la fotografía del mayor pintor que el mundo ha conocido jamás: Pincha aquí

5 comentarios:

Helen dijo...

Tenemos ante nuestros ojos un cuadro que representa un típico paisaje de campo. Su cromatismo nos permite ver que el autor sentía una auténtica felicidad al crearlo (de ahí el título).
Coincido con mi compañera Raquel en que la cuchara de palo y los demás elementos de cocina aportan gran sentimiento a la composición.
Diría que pertenece a la corriente del neofrikiimpresionismo, surgida a finales del siglo XX, lo cual nos lleva a pensar que el autor es un tal Andoni Garrido.

Andoni Garrido Fernández dijo...

Jajajaja ahora añado tu neovisión del arte, Elena XDD

Álex G. Garaizar dijo...

Cabe destacar el sentido simbolista del cuadro, que va mucho más lejos de la mera representación figurativa de la felicidad inocente anhelada por el niño interior, que se plasma en su estilo naïf (es decir, lo puede hacer hasta un bebé). Así, llama la atención el empleo reiterado de elementos fálicos, alzados al cielo en señal de culto divino del pene erecto; de hecho, se establece un paralelismo con el plano real mediante el uso de objet-trouvé (o ready-mades) como son el frasco de aceite y los cubiertos de madera. Asimismo, la abundancia de tonos blanco pastel y el camino que emana de los cipreses más cercanos recuerda inequívocamente a la eyaculación. Por último, los arbustos de la izquierda, en forma de útero, apelan a la maternidad como sentido último de la existencia del pene. Algunos críticos han relacionado la obra con la práctica del bukkake.

PD: Ahora en serio, está chulo el cuadro XD

Helen dijo...

Okis :D Muy buena entrada ;)
Y sobre el comentario de Álex... ¡¡¡buenísimo xDDDD!!!
Haz más entradas de estas que están chulas :D

Andoni Garrido Fernández dijo...

Jajajajajaja luego el salido soy yo, eh Alex XDDDD
Estaba seguro que tarde o temprano alguien iba a decir "pito" debido a la forma de los cipreses y descubriera la auténtica esencia del cuadro. En realidad no hay ningún paisaje, efectivamente todo es una alegoría sexual de la vida en el campo y Darth Vader en la estrella "de la mueteee". Todo forma parte de un todo, un significado único e irrepetible. Cada pito es diferente y necesita diferentes vaginas, y a su vez cada vagina necesta un pito que no la deje plantada, cosa que no pasa en el cuadro. Pero aún hay esperanza, sólo hay que fijarse en el torcido ciprés del fondo, quiere cambiar, no quiere ser un pito de meter y pirarse, quiere algo especial. Esa es la auténtica esencia del ser humano, por lo que vivir y por lo que morir. Ese es un ciprene con clase, no como los otros. Él tiene unos objetivos en la vida (algo evidente sólo con verlo), él sabe como tratar a las vaginas, sabe cómo son, cómo piensan... Él sabe la teoria, y sabe aplicarla a la perfección. Los arbustajinas mueven sus hojas hacia él en señal de apareamiento, les gusta su rollo, no es un prostituto, es el puto amo del amor.