martes, 28 de abril de 2009

Práctica de CIE 7: Momento más feliz (600 palabras)

A lo largo de mi existencia he tenido muchos momentos de felicidad; sin embargo, hay uno que, en mi opinión, ha marcado un antes y un después en mi vida. Voy a relatar cómo conocí a Sandra Cobo.

Todo sucedió hace tiempo, en una época de la que no guardo un buen recuerdo, una época en la que me sentía tremendamente solo porque apenas salía con nadie. Mis amigos se dedicaban a ir a bares y a discotecas y a mí eso no me gustaba, me aburría mucho. Entonces estaba aislado, en mi casa, con mucho tiempo libre. Lo cierto es que no me arrepiento ya que fue en esa época donde empecé a escribir cuentos y a desarrollar mi creatividad a costa de sumirme en un ostracismo autoimpuesto.

La primera vez que la vi fue en abril; nos presentó una amiga común por Messenger y, desde la primera conversación, sentimos que nos conocíamos desde siempre. Fue una sensación extraña. Bueno, en realidad, al principio pensé que ella era una chica bastante rara, y ella pensó igual de mí. Pronto descubrimos que éramos personas muy parecidas -es decir, frikis- y con los mismos problemas sociales: ella tenía amigas con las que no quería estar, por esta razón salía poco de casa y también se aburría de su rutina diaria. Ambos hablábamos prácticamente a todas horas vía Internet y, lo más raro de todo era que no nos hastiábamos de charlar. Nos pasábamos todo el rato contándonos cosas nuevas. Era un aspecto que me gustaba de ella: no se comportaba como los demás, siempre teníamos algo interesante de qué departir o, si no resultaba interesante, al menos entretenido. No tenía nada que ver con rodearme de mis compañeros del colegio, cuya historia diaria era la borrachera que habían pillado el sábado anterior.

Un día nos aventuramos a quedar en solitario, sin intermediarios, y, aunque al principio hubiese algo de timidez, pronto comenzamos a platicar de nuestra vida íntima y de nuestros problemas en general, además con la total confianza. También conversábamos de cosas intrascendentes como la cultura japonesa que tanto le gusta a ella o sobre mis historias de miedo y ciencia-ficción que tanto me caracterizan. Incluso, sin apenas conocernos, empezamos a hacer planes de futuro como rodar un corto en Noja sobre la corrupción inmobiliaria. De hecho, una vez no hace mucho, tratamos de hacer uno que no salió muy bien; pero eso ya es otra historia.

Durante ese verano no paramos de salir, estábamos todos los días juntos, siempre hablando y contándonos cosas. Nunca, en todo el tiempo que llevaba en este planeta, había conectado tan bien con una persona y eso hizo que pasara de una existencia tediosa, sin apenas nada que hacer, a otra con algo más, alguien con quien podía compartir muchas cosas, entre ellas mis sentimientos. Antes éramos dos personas bastante introvertidas, pero todo eso cambió, aprendimos a relacionarnos con la gente y eso hizo que diéramos un paso más hacia delante.

Si no la hubiese conocido, mi vida sería radicalmente distinta. No logro imaginar lo que hubiera pasado, sería horrible. Me alegro mucho de tenerla a mi lado, es una gran ayuda. Todo el mundo cree que somos novios porque es difícil que estemos un par de días separados; sin embargo, no lo somos. Lo nuestro es amistad, una amistad muy profunda, inalterable con el tiempo. Ya han pasado dos años desde que nos presentaron, pero parece que ha sido una eternidad llena de momentos divertidos y entrañables. Esperemos que siga así mucho tiempo.

5 comentarios:

Álex G. Garaizar dijo...

Oishhh, qué tierno, Andoni :__D

Qué raro se me hace verte sin barba, pareces un niñito XD

Se ve un poco forzado lo de "departir" y, sobre todo, ese "platicar". Ni que fueras de la Pampa, ché XD

Por cierto, yo diría que sobra el "la" de "con la total confianza". Pero bueno, ahora que lo pienso, ya la tendrás corregida.

Andoni Garrido Fernández dijo...

Jajajaja lo sé, sé que suena raro, estabas tú delante. Lo puse por no repetir tanto "hablar" xDDD
Quedó cómico, superchicano andalee.

Y yo pondría "con total confianza", suena mucho mejor. No sé porqué puse eso, pero si me llego a dar cuenta lo hubiese cambiado. Seguramente cambié algo en esa frase y se me pasó ese "la".

Aaiaiaiaia qué raro estoy sin barba, no quiero verlo. Es como ver a otra persona. Ese no soy yo xDD

Andoni Garrido Fernández dijo...

Jajajaja lo sé, sé que suena raro, estabas tú delante. Lo puse por no repetir tanto "hablar" xDDD
Quedó cómico, superchicano andalee.

Y yo pondría "con total confianza", suena mucho mejor. No sé porqué puse eso, pero si me llego a dar cuenta lo hubiese cambiado. Seguramente cambié algo en esa frase y se me pasó ese "la".

Aaiaiaiaia qué raro estoy sin barba, no quiero verlo. Es como ver a otra persona. Ese no soy yo xDD

Lorelei dijo...

¡¡Qué bonito, Andoni!! Me ha gustado mucho. :D Joooo, ¡ahora tengo aún más ganas de darte un abrazo! A ver si mañana nos vemos... :D

Marta González Coloma dijo...

Tiernoooo (K)

Hasta Darth Vader tiene su lado luminoso :P